Conéctate con nosotros

Judiciales

Sentenciaron, por certificados truchos, a un psiquiatra y a un policía

La Audiencia de Juicio de Santa Rosa condenó hoy lunes al médico forense Raúl García García y al policía Mario Alberto Morales, y los inhabilitó en forma perpetua para ocupar cargos públicos, por haber extendido un certificado médico falso y por haberlo usado, respectivamente; delitos que concursaron en forma ideal con el de fraude en perjuicio de la administración pública. El primero recibió una pena de dos años y seis meses de prisión y una multa de 50.000 pesos, y el segundo, de dos años y un mes de prisión, en ambos casos de ejecución condicional.

Según fuentes de la Justicia, los jueces Gastón Boulenaz, Carlos Besi y Andrés Olié, con las pruebas reunidas durante el debate oral, dieron por probado que el 24 de octubre de 2018, el psiquiatra García García confeccionó un certificado médico, “haciendo constar -falsamente- que había atendido a Morales, prescribiendo 30 días de inasistencia en sus labores como agente policial. Dicho documento fue presentado por Morales en el ámbito de la Policía Provincial a fin de justificar sus inasistencias entre el 24 de octubre y el 23 de noviembre de 2018, percibiendo íntegramente sus haberes mensuales, sin el descuento que habría correspondido”, dice el fallo de manera textual.

En cambio, el forense de 65 años fue absuelto por la prescripción de otros siete certificados –uno al propio Morales y el resto a otros dos policías– y Morales (40 años) por el uso de ese segundo certificado. Además el Tribunal les impuso a los acusados el cumplimiento de reglas de conducta durante dos años (fijar domicilio y presentarse trimestralmente ante el Ente de Políticas Socializadoras).

En los alegatos del juicio, el fiscal Guillermo Sancho solicitó para García una condena de dos años y ocho meses en suspenso, la inhabilitación perpetua y el máximo de la pena accesoria de multa del artículo 22 bis del Código Penal (90.000 pesos), ya que sostuvo que “no quedaron dudas que, al cobrar esos certificados, persiguió un ánimo de lucro”. A su vez, para Morales, requirió dos años y tres meses de ejecución condicional y la inhabilitación perpetua.

Los defensores de García García, Rodrigo Villa y Seila Domínguez Ardohain, y de Morales, Vanessa Ranocchia Ongaro, alegaron en cambio por la absolución de ambos.

La Audiencia condenó al psiquiatra forense como autor del delito de extensión de certificado médico falso, en concurso ideal con fraude en perjuicio de la administración pública –en carácter de partícipe necesario-; y a Morales por uso de certificado médico falso, en concurso ideal con fraude en perjuicio de la administración pública.

Otras resoluciones

Pero los jueces, en la parte resolutoria de la sentencia, tomaron otras decisiones. Por un lado, rechazaron el pedido de actividad procesal defectuosa formulado por la defensa de los dos acusados con respecto a una intervención telefónica, ya que consideraron que ella se ordenó cumpliendo con todos los requisitos legales.

En cambio, por otro lado, hicieron lugar a otro pedido de actividad defectuosa de las defensas, y declararon “la exclusión probatoria de la actividad cumplida” por un agente policial que, fingiendo tener problemas de salud, se contactó con García García para conseguir un certificado médico, previo pago de 2.800 pesos. Este le fue entregado por la esposa del médico, en su propia casa, y el policía filmó ese acto a través de una cámara oculta.

Boulenaz, Besi y Olié indicaron que la conducta del agente –que actuó bajo órdenes del Ministerio Público Fiscal– “debe ser invalidada, por cuanto su actuación no cumplió con el estándar constitucional para que su actividad pueda ser homologada, en tanto quebrantó la inviolabilidad de las comunicaciones privadas”. Por lo tanto, al ‘caerse’ esa prueba, se ‘cayó’ la acusación contra el médico por ese certificado.

Con respecto a la entrega de cinco certificados a un tercer policía, García García fue absuelto por el beneficio de la duda. ¿Por qué? La Audiencia expresó que “si bien en la conversación telefónica (entre la esposa del médico y ese policía) trasuntó el mismo modus operandi que el analizado con relación a la situación de Morales, hubo situaciones que lo diferenciaron” y, por lo tanto, no permitieron llegar a la misma conclusión.

En esa charla no surgió, “de modo indubitable”, que el psiquiatra “haya confeccionado alguno de los certificados sin haber asistido personalmente a Cano”, añadieron los magistrados entre otros motivos. Otra duda razonable fue que de la planilla de licencias del policía no apareció que se las otorgaran en octubre de 2018 –cuando el contacto telefónico había sido a fines de ese mes– y que la primera licencia de noviembre fue la del día 7 y por 72 horas, fecha que “no guardó relación con el certificado suscripto por el acusado”.

“Es conocida la exigencia constitucional, en orden a que la sentencia de condena solo puede estar fundada en la certeza del tribunal que falla sobre la existencia y autoría de un hecho punible. En contraposición, la falta de esa certeza representa la imposibilidad de destruir la situación de inocencia de la que se parte”, concluyeron los jueces.​

Continuar leyendo
Contanos tu opinión

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Judiciales

Santa Rosa: una mujer de 75 años persiguió a dos ladrones, los chocó y recuperó su cartera

El insólito episodio ocurrió anoche, alrededor de las 21:30 horas, en la esquina de Neuquén y Santiago del Estero.

En el caso tomó intervención la Seccional Segunda, que por el momento no quiso brindar mayores detalles debido a que tiene previsto llevar a cabo una serie de allanamientos.

Todo se inició frente a un domicilio ubicado sobre calle Libertad al 200. La mujer, de apellido Aguirre, de 75 años de edad, se retiraba de la casa de una amiga, de 71 años, mientras charlaban en la vereda.

Cuando se despide y estaba próxima a subir a su auto -un Toyota Yaris- se les acerca un joven con un gorro de lana en la cabeza y les consulta sobre la ubicación de un domicilio.

Mientras transcurría la conversación, el muchacho le arrebata la cartera a la dueña del vehículo y emprende una carrera de manera pedestre hasta unos 40 metros más adelante, donde lo esperaba un cómplice, es allí que se sube a una motocicleta y ambos huyen por la calle Tomás Mason.

Sin dudarlo, la víctima del robo se sube al Toyota y comienza a perseguirlos. Cuando llegan a la intersección con la calle Raúl B. Díaz, los ladrones tiran la cartera. Sin embargo, la mujer no desiste de perseguirlos. Unas cuadras más adelante, en el cruce de Neuquén y Santiago del Estero, los impacta desde atrás y los hace caer.

Inmediatamente, uno de los ellos se levanta y escapa del lugar a pie. El otro quiere continuar la huida en moto, pero se choca con un auto estacionado. Igual, logra su cometido. Acto seguido, la conductora retomó su marcha hacia la calle Neuquén, entre Raúl B. Díaz y Joaquín Ferro, donde recuperó la cartera que estaba tirada en la calle.

Cuando la policía llegó al lugar -alertada por un llamado telefónico- se encontró con la escena del accidente y la patente de la moto tirada en el piso. A partir de allí se iniciaron una serie de diligencias, que lograron identificar a los dos frustrados autores del robo. Durante el transcurso de la mañana de este lunes está previsto que se concreten una serie de allanamientos para detenerlos.

Continuar leyendo

Judiciales

Realicó: siete años de prisión por lesiones y abuso sexual

El condenado es un hombre oriundo de Realicó. El Tribunal piquense realizó dos jornadas del debate en esa ciudad ya que la mayoría de los testigos son de allí.

Funcionarios judiciales de General Pico se trasladaron a la ciudad de Realicó para efectuar dos de las cuatro jornadas de audiencias de debate en una causa por lesiones leves agravadas por haber sido cometidas contra la persona con la que mantiene o mantuvo una relación de pareja, amenazas simples, desobediencia judicial y abuso sexual con acceso carnal.

El acusado es un hombre de 33 años y la víctima su «ex-pareja» de 17 años de edad. La jueza María José Gianinetto lo condenó ayer a siete años de prisión.

Al ser casi todos los testigos citados a brindar testimonio en dicha causa, residentes de la mencionada localidad, el Tribunal decidió constituirse en Realicó para acercar el servicio de justicia a la comunidad.

Concurrieron la jueza de audiencia de juicio María José Gianinetto, la fiscal Ivana Hernández, el defensor oficial Guillermo Costantino y personal de la Oficina Judicial de la Segunda Circunscripción Judicial con asiento en General Pico. La oficina Judicial de General Pico dispuso los medios técnicos y profesionales necesarios para realizar dos jornadas del debate en la Comisaría de Realicó.

De esta manera, los alegatos de inicio y de cierre del juicio se desarrollaron en la ciudad de General Pico debido a que no era necesaria la concurrencia de testigos a los tribunales y la segunda y tercera jornada de debate – destinada a recibir testimonio de 16 testigos de la localidad realiquense – se realizaron en la mencionada ciudad.

Junto al juicio anterior desarrollado en Victorica el mes pasado, este es otro más en lo que va del año que se realiza fuera del Edificio Judicial piquense por las razones antes mencionadas y para evitar el traslado de las personas citadas a brindar testimono hasta la ciudad de General Pico. Desde años anteriores se viene realizando la misma metodología.

Continuar leyendo

Judiciales

Criptomonedas: formalizan a dos acusados por estafas en General Pico

El fiscal general Armando Agüero confirmó que hasta ayer a la tarde eran 13 las personas damnificadas en el marco de una estafa millonaria. El engaño consistía en simular la existencia de un fondo de inversión de criptomonedas con una tasa de interés en dólares del 20 por ciento mensual. Además, dio cuenta que los presuntos autores ya fueron identificados, dos de los cuales serán formalizados durante la mañana de hoy. El restante se mantiene prófugo de la Justicia.

Hace un par de semanas, un grupo de vecinos y vecinas de General Pico habrían sido víctimas de una estafa millonaria por personas que les aseguraron que vendían criptomonedas. En aquel momento aun no había denuncias en las comisarías o en la Fiscalía porque se sospechaba que era dinero no declarado.

Poco después aparecieron las primeras denuncias y durante el principio de esta semana se sumaron algunas más. La maniobra consistía en simular la existencia de un fondo de inversión de criptomonedas con una tasa de interés en dólares del 20 por ciento mensual.

Esto hizo por demás atractiva la inversión para algunas personas, que incluso llegaron a vender parte de sus bienes, como casas y autos, para depositarlos en ese fondo y esperar una jugosa renta. Semejante «recompensa» hizo que los damnificados depositaran el dinero en una empresa que tiene un nombre de fantasía y que aún no se pudo comprobar que sea real.

El fiscal Agüero indicó que ya hay 13 denunciantes en esta causa, y que todos serían oriundos de General Pico.

Monto millonario

En cuanto al monto de la estafa, el funcionario judicial reveló que asciende a unos 150 mil dólares -alrededor de 30 millones de pesos- y a dos millones de pesos. Esa cifra surge de la sumatoria de los montos depositados para cada uno de los damnificados y damnificadas.

Agüero, titular de la Fiscalía General de esta ciudad, que tiene a su cargo la investigación de delitos económicos, entre otros, indicó que las diferentes pistas llevaron a la identificación de los sospechosos, dos permanecen detenidos y hoy a la mañana se les formalizará una Investigación Fiscal Preparatoria en los Tribunales de la ciudad. Hay un tercer sospechoso que transita la causa en libertad y hay un cuarto imputado, que se mantiene prófugo de la Justicia piquense y sobre quien pesa un pedido de captura. Todos son de General Pico.

El delito por el cual se los investiga es el de «Estafa», una figura penal que prevé una pena que va de un mes a seis años de prisión.

Esquema Ponzi

El fiscal general explicó que este modelo «pareciera ser una estafa de esquema Ponzi, donde el beneficio que te ofrecen mensual es parte del dinero que aporta la persona estafada después que vos, y al otro le pagaron lo que te sacaron a vos». Afirmó que es un estilo similar a la piramidal, pero esta última «tiene como característica el reclutamiento y todos parecen estafadores porque buscaron nuevas personas».

Sin embargo, en ambos casos «las estafas terminan cuando ya no hay nuevos aportantes y a los viejos aportantes ya no se le paga con los nuevos sino con la masa de dinero que estaba disponible. En ese punto deja de ser rentable el engaño y se corta, es lo que pasó ahora».

Continuar leyendo