Conéctate con nosotros

Judiciales

Absuelven a un acusado de abuso sexual en General Pico

La denuncia del hecho la radicó el profesor de la colonia donde asistía la menor, sin conocimiento de los padres de la adolescente. El fallo cuestionó a los testigos y el trabajo de la Fiscalía.

El juez Marcelo Pagano absolvió ayer a un hombre de 35 años, quien llegó a juicio acusado de “abuso sexual simple, en carácter de delito continuado” en perjuicio de una menor.  A pesar que una de las peritos psicólogas calificó el relato como “creíble”, también realizó observaciones que generaron dudas al juez Pagano, quien destacó la falta de precisiones por parte de testigos y, al mismo tiempo, achacó a la Fiscalía la carencia de algunas pruebas para reforzar el relato de la adolescente damnificada.

El debate oral se llevó a cabo los días 19 y 20 de abril, con la participación del fiscal Luciano Rebechi, Jerónimo Altamirano como querellante en representación de los padres de la víctima, y en la defensa se desempeñó la abogada María Laura Vaquero.

La denuncia del hecho tuvo ciertas particularidades, ya que la radicó el profesor de la colonia donde asistía la menor, sin conocimiento de los padres de la adolescente, porque ella se negaba hablar para evitar “problemas”, tanto al acusado que era un allegado a la familia y a sus propios progenitores, que se enteraron de la situación en sede policial.

La damnificada, de 15 años, relató una serie de hechos de abuso sexual simple al profesor, quien le recomendó hablar con sus padres y, ante la negativa, en mayo de 2020 radicó la denuncia por sus propios medios y sin mayores detalles de los hechos concretos.

La primera profesional que escuchó a la menor, referenció besos y tocamientos en diversas oportunidades por parte del hombre acusado, en un auto y la mayoría de las veces durante los fines de semana cuando las familias se reunían, episodios que se reiteraron a lo largo de al menos un año.  A modo de conclusión, la licenciada Brito aclaró que su labor fue un informe y no una pericia, por lo que no puede “comprobar si hubo o no mendacidad u omisión en los hechos”.

Creíble

A su turno, la licenciada Pirás, quien escuchó a la menor en Cámara Gessel, reprodujo lo manifestado por la adolescente y concluyó que fue un relato “homogéneo y consistente” de “característica creíble”.

En esa línea, el juez destacó en su fallo que la misma licenciada señaló en juicio que la jovencita “puede llegar a incurrir en sobre elaboraciones de lo percibido tendientes a sobredimensionar las vivencias, fundamentalmente aquellas donde está involucrada la indefensión, aunque sin que esto implique una fabulación tendiente a contar cosas que no ha vivido…”.

Pagano remarcó que la misma profesional agregó que la menor “por sus propias características miedosas, sobredimensiona los hechos que vive por eso sobre elabora y agrega en el relato algún detalle de cómo vivencia lo que cuenta, pero esto no implica fabulación entendiéndose como el contar hechos no vividos…”.

Ante esto, Pagano observó que “a falta de preguntas de las partes acusadoras que intentaran aclarar este punto, no es posible asegurar con total certeza que los hechos han ocurrido de la manera que los narrara la menor porque, si magnifica lo vivido, entonces me pregunto: ¿Qué de lo narrado es real y qué es inventado? Más allá de que la psicóloga diga que S. no fabula, lo cierto que esa aseveración no conlleva necesariamente la certeza sobre si ocurrieron todos los hechos narrados y la manera que los mismos ocurrieron. Este punto no fue debidamente aclarado y genera dudas en el suscripto, impidiendo tener certezas sobre los hechos debatidos analizados”.

Relato

Por otra parte, el juez mencionó que “no existe un relato uniforme mantenido a través del tiempo como proponen las partes acusadoras”. Y citó luego que el denunciante “prácticamente nada aportó sobre los hechos”.  Remarcó también que la menor “a los progenitores poco les ha dicho” y en la denuncia de sede policial “no hay narración de ningún hecho”.

Pagano observó luego que “francamente no advierto la reiteración del relato de la damnificada a través del tiempo y las personas, partiendo de la premisa que el relato más extenso ha sido el brindado en cámara gesell y ninguno de los relatos de los testigos se asemeja en su totalidad a lo que la menor dijo allí”.

Consideró también el juez “la carencia de estrés postraumático en la damnificada, a pesar de una innumerable cantidad de hechos de abuso relatados”, afección que sí se demostró en otros hechos como “fallecimiento de su abuela, la separación de sus padres y un supuesto abuso sufrido a los 10 años de edad”.

Fiscalía

Finalmente, el juez atacó el desempeño de la Fiscalía, por no realizar una inspección ocular y croquis de la casa del acusado, para reforzar la hipótesis de tocamientos en un baño y en una mesa de vidrio, que se utilizaba sin mantel, por lo que consideró poco probable que ocurriera.  La Fiscalía tampoco pudo comprobar que uno de los abusos ocurrió en el auto del acusado, quien negó tener uno, ya que se movilizaba en moto.

A modo de conclusión y previo a dictar la absolución, Pagano consideró que los acusadores se toparon con el “gran escollo del informe pericial”, “lo endeble de las pruebas” para corroborar los dichos de la menor, sumado a ciertos datos que “no fueron debidamente investigados por el MPF”.  Y resumió que “el trabajo realizado por las partes acusadoras no ha logrado generar en el suscrito la certeza necesaria sobre la existencia, o precisiones de los hechos acusados analizados que lleven a una condena; no han disipado las dudas”.

Continuar leyendo
Contanos tu opinión

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Judiciales

Santa Rosa: una mujer de 75 años persiguió a dos ladrones, los chocó y recuperó su cartera

El insólito episodio ocurrió anoche, alrededor de las 21:30 horas, en la esquina de Neuquén y Santiago del Estero.

En el caso tomó intervención la Seccional Segunda, que por el momento no quiso brindar mayores detalles debido a que tiene previsto llevar a cabo una serie de allanamientos.

Todo se inició frente a un domicilio ubicado sobre calle Libertad al 200. La mujer, de apellido Aguirre, de 75 años de edad, se retiraba de la casa de una amiga, de 71 años, mientras charlaban en la vereda.

Cuando se despide y estaba próxima a subir a su auto -un Toyota Yaris- se les acerca un joven con un gorro de lana en la cabeza y les consulta sobre la ubicación de un domicilio.

Mientras transcurría la conversación, el muchacho le arrebata la cartera a la dueña del vehículo y emprende una carrera de manera pedestre hasta unos 40 metros más adelante, donde lo esperaba un cómplice, es allí que se sube a una motocicleta y ambos huyen por la calle Tomás Mason.

Sin dudarlo, la víctima del robo se sube al Toyota y comienza a perseguirlos. Cuando llegan a la intersección con la calle Raúl B. Díaz, los ladrones tiran la cartera. Sin embargo, la mujer no desiste de perseguirlos. Unas cuadras más adelante, en el cruce de Neuquén y Santiago del Estero, los impacta desde atrás y los hace caer.

Inmediatamente, uno de los ellos se levanta y escapa del lugar a pie. El otro quiere continuar la huida en moto, pero se choca con un auto estacionado. Igual, logra su cometido. Acto seguido, la conductora retomó su marcha hacia la calle Neuquén, entre Raúl B. Díaz y Joaquín Ferro, donde recuperó la cartera que estaba tirada en la calle.

Cuando la policía llegó al lugar -alertada por un llamado telefónico- se encontró con la escena del accidente y la patente de la moto tirada en el piso. A partir de allí se iniciaron una serie de diligencias, que lograron identificar a los dos frustrados autores del robo. Durante el transcurso de la mañana de este lunes está previsto que se concreten una serie de allanamientos para detenerlos.

Continuar leyendo

Judiciales

Realicó: siete años de prisión por lesiones y abuso sexual

El condenado es un hombre oriundo de Realicó. El Tribunal piquense realizó dos jornadas del debate en esa ciudad ya que la mayoría de los testigos son de allí.

Funcionarios judiciales de General Pico se trasladaron a la ciudad de Realicó para efectuar dos de las cuatro jornadas de audiencias de debate en una causa por lesiones leves agravadas por haber sido cometidas contra la persona con la que mantiene o mantuvo una relación de pareja, amenazas simples, desobediencia judicial y abuso sexual con acceso carnal.

El acusado es un hombre de 33 años y la víctima su «ex-pareja» de 17 años de edad. La jueza María José Gianinetto lo condenó ayer a siete años de prisión.

Al ser casi todos los testigos citados a brindar testimonio en dicha causa, residentes de la mencionada localidad, el Tribunal decidió constituirse en Realicó para acercar el servicio de justicia a la comunidad.

Concurrieron la jueza de audiencia de juicio María José Gianinetto, la fiscal Ivana Hernández, el defensor oficial Guillermo Costantino y personal de la Oficina Judicial de la Segunda Circunscripción Judicial con asiento en General Pico. La oficina Judicial de General Pico dispuso los medios técnicos y profesionales necesarios para realizar dos jornadas del debate en la Comisaría de Realicó.

De esta manera, los alegatos de inicio y de cierre del juicio se desarrollaron en la ciudad de General Pico debido a que no era necesaria la concurrencia de testigos a los tribunales y la segunda y tercera jornada de debate – destinada a recibir testimonio de 16 testigos de la localidad realiquense – se realizaron en la mencionada ciudad.

Junto al juicio anterior desarrollado en Victorica el mes pasado, este es otro más en lo que va del año que se realiza fuera del Edificio Judicial piquense por las razones antes mencionadas y para evitar el traslado de las personas citadas a brindar testimono hasta la ciudad de General Pico. Desde años anteriores se viene realizando la misma metodología.

Continuar leyendo

Judiciales

Criptomonedas: formalizan a dos acusados por estafas en General Pico

El fiscal general Armando Agüero confirmó que hasta ayer a la tarde eran 13 las personas damnificadas en el marco de una estafa millonaria. El engaño consistía en simular la existencia de un fondo de inversión de criptomonedas con una tasa de interés en dólares del 20 por ciento mensual. Además, dio cuenta que los presuntos autores ya fueron identificados, dos de los cuales serán formalizados durante la mañana de hoy. El restante se mantiene prófugo de la Justicia.

Hace un par de semanas, un grupo de vecinos y vecinas de General Pico habrían sido víctimas de una estafa millonaria por personas que les aseguraron que vendían criptomonedas. En aquel momento aun no había denuncias en las comisarías o en la Fiscalía porque se sospechaba que era dinero no declarado.

Poco después aparecieron las primeras denuncias y durante el principio de esta semana se sumaron algunas más. La maniobra consistía en simular la existencia de un fondo de inversión de criptomonedas con una tasa de interés en dólares del 20 por ciento mensual.

Esto hizo por demás atractiva la inversión para algunas personas, que incluso llegaron a vender parte de sus bienes, como casas y autos, para depositarlos en ese fondo y esperar una jugosa renta. Semejante «recompensa» hizo que los damnificados depositaran el dinero en una empresa que tiene un nombre de fantasía y que aún no se pudo comprobar que sea real.

El fiscal Agüero indicó que ya hay 13 denunciantes en esta causa, y que todos serían oriundos de General Pico.

Monto millonario

En cuanto al monto de la estafa, el funcionario judicial reveló que asciende a unos 150 mil dólares -alrededor de 30 millones de pesos- y a dos millones de pesos. Esa cifra surge de la sumatoria de los montos depositados para cada uno de los damnificados y damnificadas.

Agüero, titular de la Fiscalía General de esta ciudad, que tiene a su cargo la investigación de delitos económicos, entre otros, indicó que las diferentes pistas llevaron a la identificación de los sospechosos, dos permanecen detenidos y hoy a la mañana se les formalizará una Investigación Fiscal Preparatoria en los Tribunales de la ciudad. Hay un tercer sospechoso que transita la causa en libertad y hay un cuarto imputado, que se mantiene prófugo de la Justicia piquense y sobre quien pesa un pedido de captura. Todos son de General Pico.

El delito por el cual se los investiga es el de «Estafa», una figura penal que prevé una pena que va de un mes a seis años de prisión.

Esquema Ponzi

El fiscal general explicó que este modelo «pareciera ser una estafa de esquema Ponzi, donde el beneficio que te ofrecen mensual es parte del dinero que aporta la persona estafada después que vos, y al otro le pagaron lo que te sacaron a vos». Afirmó que es un estilo similar a la piramidal, pero esta última «tiene como característica el reclutamiento y todos parecen estafadores porque buscaron nuevas personas».

Sin embargo, en ambos casos «las estafas terminan cuando ya no hay nuevos aportantes y a los viejos aportantes ya no se le paga con los nuevos sino con la masa de dinero que estaba disponible. En ese punto deja de ser rentable el engaño y se corta, es lo que pasó ahora».

Continuar leyendo